Jamón Ibérico Cebo de Campo

Nuestro jamón ibérico de cebo Campo procede de las patas traseras de cerdos ibéricos criados en libertar en la montanera y alimentado a base de pastos y piensos naturales a base de cereales y leguminosas. Esta alimentación natural es la que responsable de un producto final de sabor exquisito y textura jugosa gracias también a la abundante grasa infiltrada.

Tamaño/peso aproximado de la pieza: 7,5 – 9,5 Kg

Desde: 157,50

Limpiar

Los cerdos ibéricos de los que procede el jamón ibérico cebo de campo, son criados en total libertad, alimentándose de los productos naturales de la dehesa extremeña. Esta alimentación es complementada con piensos de cereales y legumbres.
Los jamones de ibéricos de cebo de campo se caracterizan por el color dorado de la grasa externa de sus patas. Cuando abrimos el jamón de Hacienda el Vedado se observará la carne de color rojo intenso con un abundante veteado irregular. A pesar de tratarse de un jamón secado durante un mínimo de, su carne es suave y delicada propiedades adquiridas principalmente por la gran de grasa insaturadas. Esto convierte al Jamón Ibérico Cebo de Campo en uno de los productos con menor riesgo cardiovascular.
La elaboración de los jamones ibéricos cebo de campo se realiza mediante métodos estrictamente naturales y tradicionales. En esta elaboración se emplean muy pocos ingredientes, apenas un poco de sal marina, tiempo, paciencia y cariño. El proceso comienza con el despiece de las patas traseras del cerdo tras el cual los perniles son seleccionados según sus características buscando así la mejor calidad de la materia prima así como de su morfología.
El siguiente paso del proceso será el salado del jamón, en el que la pata es cubierta enteramente por sal marina gorda. Una vez cubierto el jamón pasa sala de salazón, el lugar en la cual se controlan las condiciones ambientales tales como la temperatura y la humedad con el objetivo de conseguir el salado óptimo del jamón.
Tras terminar el periodo se salazón, el jamón es lavado para así eliminar el exceso de sal. Renglón seguido los jamones son colgados en ganchos y trasladados a la sala de reposo en la cual se mantienen en condiciones propias del invierno, por un periodo no inferior a 2 meses. Tras el tiempo de reposo, este manjar pasará a su última fase, la del secado, para la cual es trasladado a una nueva sala en la que las temperaturas se irán aumentando paulatinamente para que el jamón sude y pierda peso.
Tras el secado, los maestros jamoneros de Hacienda el Vedado se encargaran de comprobar pieza por pieza el estado de cada una de ellas. Entre las comprobaciones de estado y calidad de los jamones se realiza el famoso calado. Solo así nos aseguramos de que el Jamón ibérico cebo de campo esté listo para ser degustado y disfrutado.
Los Jamones de Hacienda el Vedado cuenta con la denominación de origen Extremadura, garantía de la mejor calidad y tradición en la elaboración de este producto que sin duda alguna es el rey de la gastronomía Española.

Peso

7,5kg, 8kg, 8,5kg, 9kg, 9,5kg

Ir arriba