Morcilla Extremeña

La Morcilla extremeña de Hacienda el Vedado es un embutido elaborado a base de magro de, panceta y sangre de cerdo ibérico. El color ennegrecido con tonalidades purpura se debe precisamente a la utilización de sangre durante su elaboración. Antes de ser embutido en la tripa, la mezcla de carne, tocino y sangre es aliñada con especias seleccionadas delicadamente para proporcionar un aroma y sabor delicado.

Tamaño/peso aproximado de la pieza: (200g y 250g)

Desde: 4,00

Limpiar

La Morcilla Extremeña posee una proporción perfecta y específica de carne de cerdo ibérica, tocino y sangre de cerdo. Esta mezcla es aderezada con especias seleccionadas cuidadosamente para conseguir el equilibro exacto de aromas que envolverá el paladar del consumidor.
El secreto de una morcilla extremeña de primera calidad se basa en las materias primas y su receta tradicional transmitida de generación en generación. La Morcilla Extremeña es un producto que tal y como se deduce por su nombre sigue los pasos y métodos de elaboración tradicionales de la comunidad autónoma de Extremadura. Solo si la morcilla se elabora bajo ciertos requisitos puede ser certificada como Denominación de origen de Extremadura.
Se puede afirmar que este producto es elaborado con las materias primas más frescas debido al uso de sangre del animal sacrificado, la cual como es evidente, no debe estar coagulada antes de hacer la mezcla y embutirla en la tripa. Precisamente la elaboración de la morcilla Extremeña con productos frescos y de primerísima calidad es lo que marca la diferencia de calidad y sabor de este producto tan apreciado de nuestra gastronomía.
Una vez que el embutido está sellado por la tripa, la morcilla pasará a la habitación de secado donde deberá reposar colgada durante un periodo determinado que asegure su perfecta maduración. Una vez que la morcilla alcanza el punto optimo de curado, estará lista para ser consumida.

Recomendaciones de consumo y maridaje:
El consumo de morcilla extremeña cruda debe realizarse a temperatura ambiente y por lo tanto no debe consumirse recién sacada del frigorífico ya que no podremos disfrutar de todos los matices del producto. Si se consume cruda, las rodajas de embutido deben ser de un grosor algo mayor que el de la caña de lomo. Cabe destacar que este embutido es menos compacto que otros como el chorizo, lo que obliga a ser cortada con mayor grosor para mantener la rodaja compactada.
Estas rodajas, a pesar de su grosor, se desharán en tu boca de manera instantánea con tan solo llevarla al paladar usando para ello la lengua. Al deshacerse, su aroma invadirá la cavidad bucal pudiendo se apreciar el intenso sabor y delicada textura.
Aunque principalmente se suele consumir cruda, lo cierto es que habitualmente también se puede usar como condimento de otros platos gastronómicos.

Detalles e ingredientes:
Carne, panceta y sangre de cerdo, sal común, pimentón, dextrina, ajo en polvo y oleorresina de Salvia, dextrosa, LACTOSA, Proteína de LECHE, LECHE en polvo, Emulgentes (E-450i, E-452i, E-451i), aceite de oliva.

Peso

1kg, 2kg, 3kg, 4kg, 5kg

Ir arriba